Estrategias de trabajo en un vestuario en fútbol base

Antecedentes:

Acciones a tomar en dinámica negativa de resultados.

Equipo:

División de Honor Cadete. Temporada anterior el grupo había conseguido el ascenso de Segunda a Primera cadete con un empate y una sola derrota en toda la temporada. En su segundo año de cadetes y ya en DH Cadete y evaluando el grupo el objetivo es quedar entre los 4 primeros.

Buen comienzo de temporada y resultados positivos. Tras un empate el cuerpo técnico intuye desavenencias entre jugadores. En los seis siguientes partidos solo se consiguen 2 empates. Enfrentamiento claro entre jugadores en el día a día. No afecta a la relación cuerpo técnico/jugadores. Identificación “problema”: dos jugadores (importantes) vs grupo. Finalidad del trabajo: recuperar en lo futbolístico a estos dos jugadores.

Desarrollo estrategia:

Para trabajar con un grupo de futbolistas tenemos que saber mucho más de lo meramente deportivo. Debemos centrarnos en muchas más funciones como las de conocer, comprender, estimular, ayudar al jugador y al grupo en su rendimiento deportivo y personal y dar un sentido y dirección a los objetivos marcados.

Necesitamos que todo el mundo saque todo lo que lleva dentro, pero no es sencillo para un grupo de adolescentes decir lo que piensan los unos de los otros con la suficiente madurez como para recibir a su vez las críticas acerca de ellos. Para ello propusimos, desde el cuerpo técnico, estas dinámicas sencillas y anónimas.

Post-it positivos y negativos:

Se reparten bolígrafos y post-it verdes y naranjas a todos los jugadores. En los verdes, deben escribir las cosas buenas que tiene el equipo y por su parte, en los naranjas deben escribir las cosas malas y conforme rellenan los post-it, los pegan en una pizarra. En esta dinámica pueden participar los entrenadores.

Hay que fijarse en los detalles, de si se miran los post-it unos a otros; si miran por el color que empiezan a escribir sus compañeros; qué post-it colocan primero en la pizarra, si piensan escribir verdes o cuando se dan cuenta que sólo hay naranjas escriben los verdes para no sentirse mal…

Por último, cuando todos los jugadores han terminado de escribir y de ponerlos en la pizarra, uno por uno vamos acercándonos a ella, cogemos un post-it del color que queramos y lo leemos frente al grupo. En los verdes encontraremos normalmente cosas puramente deportivas y algún recuerdo bueno sobre “tiempos mejores” Por su parte, en los naranjas podemos leer desde situaciones de juego, inconformidades con el tipo de sistema/modelo de juego, hasta jugadores señalando a otros por sus actitudes o críticas hacia el cuerpo técnico.

post-it

Esta es la parte más importante, hay que estar preparado para reaccionar ante cualquier tipo de situación que pueda ocasionar el contenido de los post-it. Puede haber jugadores que se sientan señalados y puede que ataquen hacia los que creen que los han escrito y ahí es donde debemos actuar como mediadores para que la cosa no vaya demasiado lejos. Puede que salten chispas, pero ya habremos abierto las voces y mentes del vestuario, y a partir de ese momento ya tenemos un punto de partida para mejorar y trabajar en resolver los problemas.

Elaboración de un sociograma:

Para determinar la cohesión interna del equipo puede ser oportuno elaborar un sociograma, que nos permitirá conocer más acerca de la estructura interna del vestuario y el análisis más personal y afectivo entre los miembros del equipo. Para ello se elaboran ocho preguntas, cuatro positivas y cuatro negativas.

  1. Jugador que MÁS/MENOS se esfuerza
  2. Jugador al que SÍ/NO le contarías un secreto
  3. Jugador con el que SÍ/NO te irías a tomar algo
  4. Jugador al que SÍ/NO te gustaría ver triunfar

Sociograma 1

Una vez evaluadas las respuestas de todos los jugadores se pasa al recuento entre positivas y negativas, anotando unas observaciones acerca de cada jugador sobre el porqué de esos resultados con su rendimiento futbolístico, sus actitudes y su rol en el vestuario.

Sociograma 2

Los resultados obtenidos permiten constatar cómo la simple elaboración de sociogramas puede permitir el identificar las relaciones que se establecen dentro del equipo y ayudar a la labor del entrenador, permitiendo trazar estrategias que favorezcan la convivencia interna del grupo y contribuyan a la optimización del rendimiento.

Elaboración tabla Likert para los capitanes del equipo:

Es una herramienta de medición que nos permite medir actitudes y conocer el grado de conformidad de los jugadores con cualquier afirmación que le propongamos. Resulta especialmente útil emplearla en situaciones en las que queremos analizar la cohesión de grupo. Este tipo de tablas no son necesarias con todos los jugadores, pueden rellenarla sólo los capitanes o un grupo reducido de jugadores. El número de niveles de valoración puede variar, el añadir niveles redunda en la obtención de respuestas más diversas. En un ítem de solo 5 puntos, los jugadores suelen evitar las opciones extremas, obteniendo poca variación. A cada valoración le asignaremos un número para poder sumarlas luego. Una puntuación máxima de 60 indicaría un grado de cohesión perfecto. Cuanto más se acerque la puntuación a esa cifra, mayor será la cohesión interna. Puntuaciones medias o bajas significarán la necesidad de mejorar y trabajar en la cohesión interna. En casos extremadamente bajos nos encontraremos con una inexistente cohesión interna. Además, es bueno incluir una casilla para que los encuestados puedan seleccionar esa opción en caso de indecisión o neutralidad.

Las preguntas pueden las siguientes:

  • Los jugadores muestran con su comportamiento que tienen clara la importancia del equipo.
  • Los jugadores suelen evitar los conflictos internos.
  • Los jugadores suelen dejar de lado cosas personales por el bien del equipo.
  • La mayoría de jugadores tienden a relacionarse entre sí.
  • Los jugadores suelen tener inquietudes por organizar actividades conjuntas fuera del vestuario.
  • El grupo de jugadores vigila y controla que las normas internas se cumplan.
  • Los jugadores se apoyan entre ellos.
  • Cuando han surgido dificultades el grupo suele cerrar filas, buscando apoyo mutuo.
  • Hay unos líderes, aupados por sus propios compañeros, que conducen el funcionamiento interno del vestuario.
  • Los problemas se suelen tratar en el seno del grupo, sin transcender fuera.

Preguntas

Esta sería la representación gráfica de uno de los capitanes. En este caso la puntuación sería de 38 sobre 60. No es una puntuación muy alta, por lo que indica que debemos mejorar y trabajar en la cohesión interna. Vemos reflejado que la pregunta F es la más baja entendiendo así que el grupo no es estricto con el reglamento interno.

Referencias:
  • European Journal of Human Movement, Díez, A. & Márquez, S. (2005), Utilización De Sociogramas Para La Valoración De La Cohesión Interna De Los Jugadores De Un Club De Fútbol
  •  Menselsohn, D. (1998). El sociograma deportivo. Lecturas: Educación Física y Deportes. Revista Digital, 3, nº 12.
  •  Ramírez, P. (2015). – Así lideras, así compites.
  •  Fillat, J. Graduada en psicología y Entrenadora Nivel II de fútbol. 

IMG-20200202-WA0030

Eduardo Chaves Alejandre (@educha99)

Cuerpo técnico:

Entrenador Primera Alevín

Equipo  actual: UD Balsas Picarral

Alumno del curso de Dirección de Equipos, Motivación y Liderazgo