Deporte Infantil o Juvenil. ¿Rendimiento o Diversión

Deporte Infantil o Juvenil. ¿Rendimiento o Diversión?

La participación deportiva de niñ@s y adolescentes: ¿Rendimiento o diversión?

A la hora de analizar la práctica deportiva infantil y juvenil nos surgen una serie de interrogantes que es necesario analizar:

  • El inicio: ¿Qué es lo que motiva a un(@) niñ@ a participar en una determinada actividad, en concreto, deportiva y, en nuestro caso, a inscribirse en un equipo de fútbol federado?.
  • El desarrollo: Qué, cómo y cuándo enseñar las habilidades necesarias para practicar el fútbol de manera “eficiente”, amena y, sobre todo, segura para la integridad de l@s jóvenes deportistas?.
  • El abandono: ¿Cómo evitar el abandono de l@s adolescentes de aquello que tanto les apasionaba en su edad infantil?.

La motivación inicial

Según la etimología latina del término, “motivatio” es la combinación de “motus” (causa) y “motio” (movimiento), es decir, la causa, el inicio del movimiento. Lo que lleva a una persona a iniciar una acción.

En principio, en la mayor parte de los casos, las razones que llevan a un(@) niñ@ a participar en una determinada actividad suelen ser “utilitarias”: proximidad de la instalación al domicilio familiar (la piscina cerca de casa, el equipo de del barrio…), presencia de hermanos mayores en dicho club, conciliación de horarios parentales… y, además, gran parte de la decisión no depende del menor sino, como ya hemos visto, de sus responsables.

El desarrollo

Posteriormente, el niñ@, a través del aprendizaje, va desarrollando el gusto por la actividad (o no). En este sentido, es fundamental el papel de l@s entrenador@s, a la hora de hacer que su participación sea amena y divertida, sin dejar de ser riguros@s en la enseñanza, respetando los períodos de maduración y las ventanas óptimas de aprendizaje. Esta es la verdadera motivación del niñ@ a la hora de continuar con una determinada actividad: ¡No lo olvidemos! Cuando un(@) niñ@ dice que está cansad@, lo más probable es que esté aburrid@…

El desenlace

Por último, una vez superada la etapa infantil, viene la traumática adolescencia, donde ocurren la mayor parte de abandonos de actividades deportivas, unas veces por necesidad (estudios superiores, cambios de domicilio, incursiones en el mercado laboral…), otras por simple aburrimiento, cambio de amistades, de expectativas… ¿Cómo luchar contra este torrente de adversidades para mantener viva en la adolescencia la llama del deporte? NO SE PUEDE. El remedio es el trabajo en edades infantiles para enganchar al futuro joven a una actividad que le reporte experiencias y recuerdos placenteros, un club de amistades indisolubles que le apetezca conservar para toda la vida (o gran parte de ella).

Eso y una relación entrenador-deportista basada en el respeto recíproco y el trato de igual a igual, el reparto de responsabilidades entre los miembros del equipo y la mutua aceptación de reglas claras y concisas, que no dejen lugar a los malentendidos.

Eso es todo, espero que disfruten con el coloquio.

PONENCIA

 

PRESENTACIÓN DIAPOSITIVAS

 

Jesús Alberto Rubio Paz.
Título Superior en Entrenamiento Deportivo.
Experto Universitario en Coaching Deportivo y Psicología para el alto rendimiento.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *